lunes, 18 de mayo de 2015

Cae la lluvia sobre la ciudad



Cae la lluvia sobre la ciudad
pero la sangre permanece en las calles,

El silencio de la noche
es roto por el sonido de las balas,

Los gritos de los inocentes
aúllan en medio de la oscuridad,

Todos los niños van al cielo
pero ¿cuántos recordaran la forma en que murieron?
¿Tiene sentido visitar la tierra tan poco tiempo?
¿Tiene sentido desgarrar el alma de los padres?

Pero la verdad es que todos gritamos
pero nos quedamos contentos
encerrados en nuestras celdas, con nuestros grilletes hiriéndonos la piel
mientras gritamos que todo va mal, que todo va mal…


Fernando Betanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada